Querido sobrino

Opiniones

84-8191-364-2[1][1]

Querido sobrino. Cartas a Francisco Rabal

Si Luis Buñuel no hubiese existido no sabríamos que la transgresión no es sólo un deseo del carácter cultural, sino un estado real de la inteligencia perspicaz, una desestructuralización progresiva de la única y primera obra, la convulsión de una religión propia aceptada en una libertad moral fomentada por su imaginación, entre las tinieblas y la certeza; una memoria inquietante y apasionada del inconsciente, entre el sueño como metáfora y una realidad subconsciente, trallazos de su capacidad de provocar extrañamiento; denuncia contra la burguesía y espejo crítico de una sociedad aplastada, subterránea, que se nos descubre real, en el conjunto de una plasticidad sorprendente, de una poética cinematográfica, de una poesía. Este espíritu queda sobradamente recogido en este epistolario que Luis Buñuel dirije a Francisco Rabal, que escribió sobre él «Buñuel sigue vivo para mí. Hablo con él en sueños y me despierto riéndome.»

Luis Buñuel: un estilo de conmovedora sencillez aparente, contradictorio, rebelde, provocador, libertario y vanguardista por la fuerza de su emocionado instinto, de una compleja formación intelectual y, sobre todo, manifestación creativa de la insumisión formal; ética y estética personal que nunca traicionó, modelo de continua subversión inquietante y provocadora de objetos deseados que, por su genialidad, está tocada por una ironía terca, asombrosamente genial, por eso estuvo llamado a ser durante muchos años un cineasta maldito.

Información

  • Casa natal de Luis Buñuel
Plaza España, 12, 44570 Calanda, Teruel, España
40.93927679999999,-0.23097740000002887
http://www.pre-textos.com/escaparate/product_info.php?products_id=684

Deja un comentario

Todavía sin opiniones.